Linaje de la Sangha Diamante, Buenos Aires Argentina

Voto del Bodhisattva – de Torei Zenji

Cuando yo, un estudiante del Dharma,
observo la forma real del Universo,
todo es la siempre presente manifestación
de la misteriosa Verdad del Tathagata.
En cada cosa, cada momento, cada lugar,
nada puede ser que no sea
la revelación maravillosa de su luz radiante.
Esta realización hizo a nuestros maestros fundadores
y a los sabios guías del Zen
extender un afectuoso cuidado, con un corazón reverente,
a pájaros, animales, y en verdad a todo ser.

Esta realización nos enseña
que nuestra diaria comida, bebida,
ropas y protección de la vida,
son la cálida sangre y carne,
de la compasiva manifestación de Buddha.
¿Quién puede no estar pleno de gratitud y respeto
a todo ser y cada cosa, y a todo ser humano?
Aunque alguien parezca un loco idiota, sé compasivo y cálido.
Si por algo se vuelve en contra nuestra,
se convierte en feroz enemigo, y nos persigue y abusa,
inclinándonos en gassho, expresemos humilde lenguaje,
en el sentimiento reverente de que es el Avatar
Compasivo de Buddha, que usa hábiles medios
para liberarnos del karma de los errores,
que ha sido producido y acumulado sobre nosotros
por nuestra propia ilusión y apego egoísta
a lo largo de incontables ciclos de kalpas.
Y así entonces, en cada destello súbito de pensamiento
crecerá una flor de loto; y en cada flor se revelará un Buddha.
Estos Buddhas glorificarán a Sukhavati, la Tierra Pura,
en todo momento y en todo lugar.
Extendamos esta Mente sobre todos los seres,
para que juntos, nosotros y el mundo,
alcancemos la madurez en la Sabiduría de Buddha.”

 


Cuando yo, un estudiante del Dharma,
observo la forma real del Universo,
todo es la siempre presente manifestación
de la misteriosa Verdad del Tathagata.
En cada cosa, cada momento, cada lugar,
nada puede ser que no sea
la revelación maravillosa de su luz radiante.
Esta realización hizo a nuestros maestros fundadores
y a los sabios guías del Zen
extender un afectuoso cuidado, con un corazón reverente,
a pájaros, animales, y en verdad a todo ser.

Esta realización nos enseña
que nuestra diaria comida, bebida,
ropas y protección de la vida,
son la cálida sangre y carne,
de la compasiva manifestación de Buddha.
¿Quién puede no estar pleno de gratitud y respeto
a todo ser y cada cosa, y a todo ser humano?
Aunque alguien parezca un loco idiota, sé compasivo y cálido.
Si por algo se vuelve en contra nuestra,
se convierte en feroz enemigo, y nos persigue y abusa,
inclinándonos en gassho, expresemos humilde lenguaje,
en el sentimiento reverente de que es el Avatar
Compasivo de Buddha, que usa hábiles medios
para liberarnos del karma de los errores,
que ha sido producido y acumulado sobre nosotros
por nuestra propia ilusión y apego egoísta
a lo largo de incontables ciclos de kalpas.
Y así entonces, en cada destello súbito de pensamiento
crecerá una flor de loto; y en cada flor se revelará un Buddha.
Estos Buddhas glorificarán a Sukhavati, la Tierra Pura,
en todo momento y en todo lugar.
Extendamos esta Mente sobre todos los seres,
para que juntos, nosotros y el mundo,
alcancemos la madurez en la Sabiduría de Buddha.”